El cantinflero paquetazo de ajuste 2018

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Es una obviedad manifiesta, afirmar que el crecimiento económico es la acción generadora del ingreso nacional para su posterior distribución en procura de apuntalar el bienestar de la población; al punto de constituir el   indicador básico para evaluar la situación de la economía; en tal sentido, y como apoyo para la comprensión del tema, vale recordar que en Venezuela en el lapso 1950-1995 la tasa de crecimiento promedio de la producción per cápita (ingreso que recibe en promedio cada uno de los habitantes de un país) fue de 0,5% lo cual propició un aumento del bienestar en un 25% durante dicho período. Ahora bien, y como una hipótesis para demostrar la importancia del binomio crecimiento económico-distribución del ingreso, asumamos que la tasa de crecimiento de la economía hubiese sido de un 1,5% en lugar de 0,5% entonces el ingreso por habitante de 1995 se habría duplicado con relación al de 1950 hasta evolucionar en un 25%; o lo que es lo mismo la ¡cantidad de bienes y servicios disponible por habitante se hubiese duplicado!

Adicionalmente, se pueden mencionar otros indicadores cuyo comportamiento reflejan el estado de situación de la economía: 1.- Crecimiento del PIB: Hace referencia al aumento de la actividad económica; 2.- Estabilidad de precios: Los precios no deben subir (inflación) ni tampoco bajar (deflación) de forma significativa durante un período prolongado; 3.- Equilibrio fiscal: El presupuesto de ingresos y gastos del Estado deben corresponderse; 4.-Equilibrio monetario: Ha de existir una armonía entre la oferta monetaria generada por el banco central y la cantidad de bienes y servicios en circulación (demanda monetaria); 5.- Desempleo: Falta de trabajo para la población que busca empleo; 6.- Equilibrio del sector externo de la economía: Hace referencia al comportamiento armónico  entre las importaciones y las exportaciones; 7.- Pago del servicio de la deuda: Cancelación a tiempo del principal (monto que disminuye el capital adeudado) y de los intereses (calculados sobre el capital adeudado); 8.- Déficit fiscal: Cuando los gastos estatales superan sus propios ingresos; 9.- Caída de las reservas internacionales: Cuando el crecimiento económico se financia con las reservas internacionales al no contar con divisas “nuevas” generadas por el aparato productivo. Es de acotar, que en la actualidad los indicadores antes citados, y otros, muestran una situación altamente contraria al “deber ser” en razón a que la “etapa madurista” ha sido de continua desaceleración en el ritmo de crecimiento del PIB per cápita durante prácticamente todo su mandato (¿?) hasta alcanzar un crecimiento negativo de forma consecutiva en los últimos cuatro años, al extremo de encontrarnos hoy día en una grave ¡depresión económica! entendida como una sostenida disminución de la producción y del consumo acompañada de altas tasas de desempleo y de quiebras en el sector empresarial y comercial.

Por otra parte, un Programa de Ajuste Macroeconómico (PAM) hace referencia a la aplicación de instrumentos de política económica (acciones y decisiones que toma el gobierno para proporcionar estabilidad y crecimiento económico) a objeto de reducir los desequilibrios de la economía con la finalidad de estabilizarla a la luz de un modelo de producción diversificada en un marco de estabilidad de precios. En términos ortodoxos (no cantinflero), un PAM se caracteriza básicamente por: A.- Coordinación entre la política fiscal y la política monetaria en pro de equilibrar las finanzas públicas; B.- Ha de estar sustentado en reglas institucionales de estricto cumplimiento por parte del gobierno (distinto a la actuación en un régimen totalitario) para conferirle credibilidad; C.- Un riguroso control de la emisión monetaria; D.- Fijación de un ancla nominal, entendida como un instrumento de política que facilita a los agentes económicos tomar decisiones orientados y guiados por las expectativas inflacionarias, habida cuenta que el gobierno  ha fijado ¡metas inflacionarias! que está obligado a alcanzar; E.- Respaldar el  dinero en circulación con suficientes reservas internacionales y/o activos duros (nada parecido a un Petro) en aras de ¡generar confianza! a los inversionistas nacionales y extranjeros, así como al tenedor de moneda nacional, en un marco de libre convertibilidad.

En vía contraria al deber ser, el régimen anunció (¿improvisó?) este viernes 17/08/18 (que al igual que “aquel otro” quedará en el reservorio memorístico negativo del venezolano) un estrafalario (que llama la atención por su extravagante contenido) PAM bajo la rimbombante denominación de “Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad”, teniendo como objetivo “garantizar la estabilidad financiera de las familias” (¿?), que en razón a los descontextualizados “mini anuncios” expuestos (¿leídos?) se hace difícil “comprender sin perder la cordura”. Es así, que en Cadena Nacional de radio y televisión se “conversó animadamente” (invadiendo la privacidad de una mayoría de hogares que “sangran” con dolor) y sin profundidad  temas como: a.- Reconversión monetaria sin reforma monetaria; b.- Una nueva moneda anclada en otra imaginaria; c.- Ausencia de Política monetaria y fiscal; d.- Existencia de “dos unidades contables” el bolívar soberano y el Petro; e.- El Petro deja de ser una criptomoneda; f.- Que los precios y salarios se fijarán en Petros sin establecer una paridad de referencia con otra moneda como el US$ o cualquier otra; g.- Que se mantendrá la oferta de divisas, “sin divisas”,  a través del DICOM a pesar de la caída de las reservas internacionales y de la exportación de hidrocarburos ante la presencia de una quebrada PDVSA; h.-Que no habrá emisión de “Petros inorgánicos”; i.- Que se procurará un déficit fiscal “cero”, pero al mismo tiempo se anuncian cuantiosos gastos “populistas” sin contar con recursos, es decir se monetizará la deuda que implícitamente se generará; j.- Se instituye, en lugar del patrón dólar, el “patrón maduro” como requisito para la “respaldar” la emisión de bolívares soberanos e inducir su condición “fiduciaria” (aceptación basada en la confianza) habida cuenta de tener como “fiador” a N.M.; k.- Se está escribiendo una escuela de economía inédita a nivel mundial (que no ha sido nunca publicada) siendo una aseveración que ante lo absurdo de sus “postulados” no admite duda en contrario.

Reflexión final: Un hecho que explica en mucho la dificultad de “entender” el paquetazo 2018, ha de encontrarse en la afirmación del propio N.M. donde sostuvo: “conozco ese plan de recuperación económica a la perfección porque lo preparé yo personalmente”, lo cual pudiere ser cierto ante el desquiciamiento (desorden en una cosa) funcional que existe en la cúpula gubernamental; pero que ante el extravagante enredo conceptual y contextual utilizado para ¡decir todo sin decir nada! se facilita “descubrir” que al menos contó con la íntima y profunda asesoría del prestigioso economista ¡Mario Moreno, Cantinflas!

Economista Jesús Alexis González

18/agosto/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *