HAMBRE, caída del PIB y fatídica tiranía.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

De forma sencilla, el PIB (Producto Interno Bruto) es la cifra que refleja el valor monetario de la actividad económica de un país (usualmente expresada en US $) a la luz de lo que ha sido capaz de producir a lo largo de un año; razón por la cual se corresponde con el valor del ingreso total de los miembros de una economía: A.- Los hogares (compran y consumen bienes y servicios), y B.-Las empresas (producen y venden bienes y servicios). La evolución del PIB (crecimiento o decrecimiento) se identifica con su tasa de variación interanual e inter-trimestral, al punto que cuando dicha tasa de crecimiento se comporta de forma negativa durante al menos dos trimestres seguidos se genera una recesión económica con obvia pérdida de empleos y disminución del poder adquisitivo de la gente, hasta afectar negativamente el PIB per cápita entendido como la relación que existe entre el PIB y la cantidad de habitantes, siendo el principal indicador utilizado para medir el nivel de vida y la capacidad de compra de los ciudadanos.

En cuanto al caso venezolano se refiere, el inicio de la desaceleración económica se ubica al 2Trimestre 2012 cuando evolucionó desde 5,9% a un 5,8% para luego caer un -18,6% en 2016 luego de haber decrecido durante 16 trimestres consecutivos: -3,9% en 2014 y -6,2% en 2015, para luego continuar la disminución generalizada de su actividad económica hasta Diciembre 2017 cuando la caída fue de un -15%  propiciando la presencia de veinte trimestres consecutivos de decrecimiento; siendo que durante el lapso 2014-2017 Venezuela vio desvanecer un poco menos del ¡¡50% del PIB!!; lo cual  equivale a señalar que el país se encuentra en una ¡super recesión! en un contexto de ¡cósmica inflación!

Es una manifiesta claridad, que una caída del valor total de la producción de bienes y servicios finales se traduce en una reducción de la capacidad económica de los ciudadanos hasta empujarlos hacia la ¡pobreza! Es de acotar, que si el PIB disminuye un 1% en un año luego tendría que crecer un 0,4% durante tres años consecutivos por cada año de decrecimiento para retornar a la situación original, a lo cual debe agregarse un 2% de crecimiento poblacional para situar el “crecimiento de recuperación” en un 2,4% anual por tres años (por cada uno de decrecimiento) para recuperar el PIB per cápita precedente. En términos reales para Venezuela, y estimando que en 2018 el PIB caerá un -15% se requeriría  de un “crecimiento de recuperación” de un 36% anual por tres años consecutivos, lo cual se aleja plenamente de la ortodoxia económica que estima en un 3% la tasa de crecimiento con la cual empieza a crecer el empleo mientras que para disminuir el desempleo es necesario crecer un deseable 7,5% anual.

El escenario anterior se torna más dramático, con solo pensar que de no producirse en 2018 un cambio en la conducción política y socioeconómica y continúe la emisión incontrolada de dinero inorgánico para financiar, entre otros aspectos, un populista aumento sistemático del salario mínimo integral que en lo específico del año 2017 se decretaron seis aumentos salariales hasta situarlo para Enero 2018 en Bs 797.510,41 para un incremento porcentual de 3.108% desde Marzo 2016; todo ello dentro de un marco de veinte aumentos aplicados durante el fracasado ensayo socialista-comunista ahora de perfil tiránico, que solo ha inducido una “ilusión salarial” acompañada de hambre. Es de acotar, que en la Gaceta Oficial No 6.342E del 22/11/2017,  se publicó la Ley Constitucional de Precios Acordados que,  contiene entre otras finalidades, “Garantizar  la seguridad y soberanía alimentaria, así como el abastecimiento soberano” (¡sin comentarios!), e igualmente consagra que los precios serán acordados para asegurar el acceso de las personas a los bienes y servicios, el costo de reposición y la ganancia ordinaria (¿cinismo?), así como que el Estado se reserva la competencia de establecer los precios cuando lo requiera el interés general y social (¿burla?).

Hemos de suponer, que la aprobación de tan endulzada ley respondió a la necesidad de mitigar con “ilusión jurídica” (en complicidad con los aumentos salariales) el malestar popular que ha venido impulsando el alza permanente de los precios. Es así, que con nostalgia y rabia podemos aproximar una “lista de precios comparadas”, citando parcialmente la lista de precios publicada el 12/Mayo/2014 por la Superintendencia de Precios Justos: Pollo beneficiado entero y/o picado: Bs 43,00/K; Pechuga de pollo con hueso: Bs 83,00/K; Pechuga de pollo sin hueso: Bs 123,00/K;  Alas de pollo: Bs 47,00/K; y café tostado y molido: Bs 46,6/K; contrastada dicha lista con la del 05/01/17: Pollo beneficiado entero y/o picado: Bs 850,37/K (incremento 1.877,6%); Pechuga de pollo con hueso: Bs 1.120,88/K (incremento 1.250,4%); Pechuga de pollo sin hueso: Bs 1.475,15/K (incremento 1.099,3%); Alas de pollo: Bs 447,16 /K (incremento 851,4%); y café tostado y molido: Bs 1.938,00/K (incremento 4.058,8%). Tan despiadado escenario se desarrolló en ¡tres años! NOTA: El pescuezo de pollo alcanzó en 2017 un precio de Bs 119,24/K similar al de la pechuga de pollo sin hueso del año 2014: Bs 123/K.

Reflexión final: El costo para preparar una sencilla receta de Pabellón Criollo, puede, con eficiencia en la compra de los ingredientes, alcanzar Bs 257.000,00 para un hogar de cinco personas: 1/2K de carne de res, 1/2K de caraotas negras, 2 cebollas, 1 taza de arroz, 2 plátanos, 2 pimentones, y 2 tazas de aceite (olvidándose del ají dulce, el ajo, la pimienta, el orégano y el cebollín); lo cual representa una insuficiencia de -3,4% del salario mínimo y/o destinar el 32,2% del salario mínimo integral (incluye Bs 549.000 de Ticket de Alimentación). En fin, de mantenerse en el poder durante los comicios del año 2018 los actuales “conductores” del proceso económico (con evidente desaceleración del PIB), inevitablemente se hará presente una ¡hambruna colectiva!

Economista Jesús Alexis González

Feb/04/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *