Archivos de la categoría Crisis económica

Promesa de una sana economía, sin política monetaria: ¡otro fraude!

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Es de obviedad manifiesta, que una “sana economía” está condicionada por la evolución positiva de la vida productiva en función al crecimiento económico, entendido como un aumento de la renta y como un incremento sostenido de la oferta de bienes y servicios.

La economía como ciencia, ha desarrollado durante siglos diferentes modelos sobre el crecimiento económico y sus causas a la luz de buscar explicaciones en relación a cómo las economías crecen y la razón de sus cambios. A tenor de ello, se han identificado como factor clave la inversión en capital, educación y tecnología; teniendo como visión la distribución de la riqueza del país (si la hubiere). Desde un ángulo opuesto, la recesión económica hace referencia a un decrecimiento de la actividad económica y su presencia se convierte en “oficial” cuando la tasa de variación del producto interno bruto (medición del crecimiento real de la economía) resulta negativa durante al menos dos trimestres consecutivos, tiempo cuando la actividad económica se reduce y por ende disminuye la producción de bienes y servicios aumentando el desempleo y por consecuencia el consumo. Vale recordar, que Venezuela desde mediados del 2013 ha mostrado un crecimiento negativo de su economía durante ¡¡20 trimestres consecutivos!! perfilando una recesión muy intensa y prolongada durante casi 5 años, muy superior a lo establecido por los principios de la economía para entrar en una depresión económica que es de 3 años. La depresión ha de entenderse como un período de grave decrecimiento de la actividad económica al punto de estancarse en el fondo sin presentar síntomas de mejoría; trayendo como consecuencia, entre otras, una disminución importante del PIB cercana al 10% como umbral de la hecatombe (en Venezuela ha disminuido un 45%) en un contexto de cierre de empresas, altas tasas de desempleo, congelación del crédito, pánico entre los inversionistas, desabastecimiento y/o escasez y más; en mucho producido cuando las familias y los empresarios pierden la confianza y dejan de invertir al tiempo de aumentar su deseo por acumular efectivo disminuyendo el gasto y la renta hasta configurarse la etapa de las “vacas flacas”. Entre las depresiones económicas históricas más severas, valen citar a: EEUU, Crack de 1929 (el PIB de 1933 llegó a ser un 27% menor que el de 1929 y terminó afectando todo el planeta); recuérdese que en Venezuela el PIB de 2017 fue menor en un 45% al de 2014); y Argentina 1999-2003 (el PIB presentó tasas negativas superior al 10%). Sigue leyendo Promesa de una sana economía, sin política monetaria: ¡otro fraude!

Dolarización sin divisas: otra farsa electoral.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Es usual en los eventos electorales, tal como la parodia  presidencial (ridiculización de la voluntad del pueblo) del venidero 20-M, que se formulen “farsas” promesas (obra de teatro breve de carácter satírico) a la luz de un populismo construido con verdades a medias (conceptualmente validas pero de utópica realización) como proponer una dolarización (sustitución del bolívar) con menguadas reservas internacionales (disponibilidad de divisas)  que obviamente impide, tanto el obligatorio anclaje cambiario para su instrumentación (fijar el precio del US$ u otra moneda con el respaldo de las reservas internacionales), como para poder sostener el tipo de cambio que hace referencia a la cantidad de monedas que se necesitan de  una divisa, p.ej. Bs,  para obtener una unidad de otra, p.ej. US$. Sigue leyendo Dolarización sin divisas: otra farsa electoral.

Restauración de la institucionalidad, luego del fracaso socialista.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

El denominado “proceso revolucionario”, que desafortunadamente se inició a partir del año 1998 en Venezuela, asumió desde su inicio un enfoque político-ideológico de corte comunista orientado a la destrucción de la democracia incorporando en lo posible, tanto los postulados del Manifiesto Comunista con énfasis en: “El proletariado usará su supremacía política para arrebatar gradualmente todo capital de la burguesía, para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado”; al igual que el Materialismo como filosofía que fomenta el abandono de la religión, la espiritualidad y la moralidad en pro de favorecer el uso de la violencia bajo la figura de “terror revolucionario” para crear y preservar un Estado comunista. Tal intención, se apoya en una cooptación del Estado a la luz de un sistema de nombramientos por nominación por vía de simulacros electorales con aparente libertad en la selección de los gobernantes; facilitando de tal modo  la llegada y permanencia en el poder de los menos aptos con poca inhibición moral y sentido de justicia, al tiempo de estar dispuestos a reemplazar el orden tradicional por una estructura donde las instituciones del Estado quedan secuestradas en total irrespeto al estado de derecho con prevalencia del autoritarismo, el clientelismo, la judicialización de las ideas opositoras, entre otros males, teniendo como objetivo principal fundar “nuevas instituciones” incondicionales al “proceso” y destructoras de la democracia. Sigue leyendo Restauración de la institucionalidad, luego del fracaso socialista.