Archivos de la categoría América Latina

Presión Popular y Gremial como alternativa antidictatorial.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Abordemos de inicio, una puntualización de los conceptos utilizados en el presente artículo: Presión Popular: Articulación nacional de diferentes estratos sociales, ideológicos, económicos, académicos, gremiales, sindicales, culturales y otros, no dependiente de partidos políticos o de intereses de sectores específicos en función de un propósito común tal como interrumpir un proceso dictatorial. Gremio: Son todos aquellos trabajadores que se dedican a una misma Comunidad (conjunto de personas que actúan juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses) teniendo la misma profesión y se unen para un bien común; siendo los Colegios Profesionales un buen ejemplo de gremialismo (p.ej. Colegio de Economistas). El gremialismo, en esencia, postula en cada ente intermedio de la sociedad (cualquier agrupación de personas que exista entre la familia y el Estado) el respeto a los objetivos que le son propios con fundamento en sus actividades comunes y no en una afinidad ideológica o política de quienes la integran; razón por la cual cualquier intento de politización se traduce en una desnaturalización que propicia una pérdida de su razón de ser; siendo válido resaltar que el gremialismo no niega al ciudadano su derecho a escoger entre diversas alternativas políticas compatibles dentro del campo democrático, distinto a eventos electorales adelantados bajo la sombra de una farsa que propicia la materialización de una dictadura, intención que debe ser rechazada lo cual exige que la sociedad en su conjunto, y el pensamiento gremial en particular, debe ser un patrimonio común de todos los demócratas por encima de nuestras legítimas diferencias políticas como requisito para fortalecer las bases de una sociedad libre animada a enfrentar cualquier embate dictatorial. Sindicato: Hace referencia a la asociación de un grupo de trabajadores que se unen para defender sus intereses especialmente los salariales; donde la Confederación de Trabajadores de Venezuela es un buen ejemplo de sindicalismo (no necesariamente de eficiencia, en la actualidad). Sigue leyendo Presión Popular y Gremial como alternativa antidictatorial.

Visión de la crisis impulsada por la “invasión socialista”, hasta ahora.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Iniciemos con una verdad por demás evidente: “El primer semestre de 2018 muestra un desplome generalizado de la economía venezolana” (Academia Nacional de Ciencias Económicas), sin embargo, una visión cuantitativa de la hecatombe (suceso trágico que produce gran destrucción) facilita descubrir los escombros y sobre ellos procurar la Venezuela de siempre.

El PIB 2017 (producción de bienes y servicios del país) cayó un -13,2% en su cuarto año consecutivo de descenso hasta acumular un –35% desde 2014; lapso durante el cual el sector manufacturero (transformación de materias primas en productos y bienes terminados) retrocedió un -41%, mientras que la inversión real (gasto que se destina a la adquisición de bienes de capital para incrementar la capacidad de producción) disminuyó en un -69%, propiciando la desaparición de un alto porcentaje de empresas privadas desde más de 600.000 que existían en 1998 a menos de 200.000 “sobrevivientes” en 2018, con el agravante que esta 2018  será el quinto año consecutivo de contracción económica que inducirá, según el FMI, una caída del PIB de un -15% acumulando un -50% desde 2014. Este panorama se complica, habida cuenta del profundo deterioro de la industria petrolera al punto que la producción de crudo para mayo 2018 se ubicó en 1,39 millones b/d muy distante de 1999 cuando se producían más de 3 millones b/d; escenario que obviamente ha generado una reducción de los ingresos y una contracción de las importaciones que ha profundizado la escasez de materias primas al igual que de bienes de consumo intermedio y final, sin dejar de mencionar la tendencia decreciente de las reservas internacionales que entre otras dificultades mantiene al país desde el 2017 en situación de default selectivo (solo paga la deuda a un grupo de sus acreedores) y por ende imposibilitado de recurrir a nuevos endeudamientos externos. Sigue leyendo Visión de la crisis impulsada por la “invasión socialista”, hasta ahora.

El salario nominal: estrategia de dominación política y destrucción empresarial.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Existe un pensamiento popular, según el cual, cuando H. Chávez asumió la presidencia en el año 1999 e inicia su demagógica y populista “economía de izquierda” no tenía definido un modelo económico ni al menos una política macroeconómica, a lo cual agregan que la “revolución” todavía hoy día carece del conocimiento económico necesario para controlar la hiperinflación ya que se rigen por leyes misteriosas.  Tal percepción es, a nuestro parecer, una verdad a medias ya que muy por el contrario están aplicando al “pie de la letra” la enseñanza de Vladimir Lenin: “La mejor manera de destruir un sistema capitalista es corromper la moneda”, que implícitamente equivale a disminuir profundamente el valor del dinero en manos del público mediante una elevada inflación, al tiempo de contraer significativamente el poder adquisitivo de los ciudadanos con la intención soterrada de acabar con las bases de la sociedad. A la luz de esta visión, el denominado “socialismo del siglo XXI” impulsó desde el inicio la “confrontación” entre la remuneración al trabajo (salario) y la remuneración al capital (ganancia empresarial) conociendo a la perfección que cuando el salario compite en términos de ganancia con el capital lo ¡destruye! Sigue leyendo El salario nominal: estrategia de dominación política y destrucción empresarial.