Archivos de la categoría Inflación

Depresión económica y polarización social

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Tal y como es bien conocido, entre 1999 y 2013 el precio de la cesta petrolera venezolana creció en más de un 300% para luego experimentar, al inicio de junio 2014, una caída al momento que se cotizaba a US $ 98,70 hasta ubicarse para esa fecha en US $ 41,25 (su menor valor desde 2009); ello como consecuencia tanto de un aumento significativo de la oferta petrolera de los países NO OPEP con especial relevancia de EEUU con un crecimiento interanual del 15% (en el presente su producción supera los 10 millones de b/d) , como por una desaceleración del crecimiento económico mundial en especial de la región Asia-Pacífico (34% del consumo mundial de petróleo) y de Europa (20% del consumo mundial). Sigue leyendo Depresión económica y polarización social

Hiperinflación venezolana con visión alemana-argentina.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

La hiperinflación, hace referencia a un aumento considerable de la tasa de inflación que a la luz de la ortodoxia económica, según la definición clásica (Philip Cagan, 1956) es un episodio que comienza el mes cuando el aumento de los precios supera el 50% y termina el mes anterior al cual tal aumento cae por debajo de esa tasa, permaneciendo así por lo menos durante un año. Resulta pertinente citar,  en lo que respecta a la Venezuela actual, que la tasa del mes de enero 2018 superó el 85% (sin horizonte de terminación) mientras que la anualizada enero 2017 a enero 2018 se situó en 4.065% y para el 2018 (de mantenerse las indeseables condiciones política-económicas) el FMI prevé un 13.000% de inflación lo cual, en arbitraria estimación, podría traducirse en una tasa mensual que oscilaría sobre un 1.000%; una demoledora situación causada fundamentalmente por la impresión de más billetes de los requeridos para el desenvolvimiento equilibrado de la economía; a objeto de financiar el populista gasto público del régimen (aumento de la ilusión salarial y otorgamiento de múltiples bonos) lo cual ha provocado una fuerte disminución en el valor de la moneda habida cuenta que al aumentar de forma rápida los precios, obviamente, la cantidad de bienes y servicios que con el dinero se puede adquirir disminuye, con el agravante que una vez que se inicia el fenómeno hiperinflacionario se va generando una auto-reproducción que resulta muy difícil de detener en razón, principalmente, a que los consumidores al saber que el valor del dinero cae rápidamente tratan de gastarlo lo más pronto posible, propiciando que los precios perpetúen su carrera al alza. Sigue leyendo Hiperinflación venezolana con visión alemana-argentina.

Venezuela entre el peligro moral y el quemeimportismo

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Resulta una verdad de perogrullo (una cosa tan sabida y conocida que resulta tonto decirlo), señalar que durante los veinte años de la pesadilla socialista-comunista Venezuela dejó de ser un país de “productores” para convertirse en un país de “consumidores”, al punto de haberse despilfarrado (derrochado) la riqueza natural y estar en el presente al borde de la ruina en un escenario de hiperinflación, desempleo con una moneda destruida hasta configurar una “hiperestanflación” (estancamiento económico con alza permanente de los precios y salarios) equivalente a una bestia económica desatada. Tal realidad, fue impulsada por la populista y diabólica estrategia chavista-madurista  de promover el consumismo a la luz de perfilar una socialización del desastre bajo el consentimiento o aprobación de una mayoría poblacional convertida en consumista bajo la aspiración y/o ilusión de serles transferido dinero directa o indirectamente, hasta generarle la convicción que todo es “gratis” ya que esa población asume que disfruta de muchos beneficios sin tener, en apariencia, que pagar por ellos. Es así, que ese comportamiento dificulta su discernimiento (juicio por cuyo medio percibimos y declaramos la diferencia que existe entre varias cosas) en relación a la intención soterrada (poner una cosa de modo que no sea vista) del gobierno: instaurar la dictadura comunista bajo la rectoría del Estado sobre la economía con el firme propósito de acabar con la libertad empresarial; mientras que en acción conjunta, se proponen mantener el poder político de manera “constitucional” mediante simulacros electorales que esconden trampas e irregularidades no susceptibles de ser calificadas  legalmente como fraude. Sigue leyendo Venezuela entre el peligro moral y el quemeimportismo