Archivos de la categoría Bienestar

Visión de la crisis impulsada por la “invasión socialista”, hasta ahora.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Iniciemos con una verdad por demás evidente: “El primer semestre de 2018 muestra un desplome generalizado de la economía venezolana” (Academia Nacional de Ciencias Económicas), sin embargo, una visión cuantitativa de la hecatombe (suceso trágico que produce gran destrucción) facilita descubrir los escombros y sobre ellos procurar la Venezuela de siempre.

El PIB 2017 (producción de bienes y servicios del país) cayó un -13,2% en su cuarto año consecutivo de descenso hasta acumular un –35% desde 2014; lapso durante el cual el sector manufacturero (transformación de materias primas en productos y bienes terminados) retrocedió un -41%, mientras que la inversión real (gasto que se destina a la adquisición de bienes de capital para incrementar la capacidad de producción) disminuyó en un -69%, propiciando la desaparición de un alto porcentaje de empresas privadas desde más de 600.000 que existían en 1998 a menos de 200.000 “sobrevivientes” en 2018, con el agravante que esta 2018  será el quinto año consecutivo de contracción económica que inducirá, según el FMI, una caída del PIB de un -15% acumulando un -50% desde 2014. Este panorama se complica, habida cuenta del profundo deterioro de la industria petrolera al punto que la producción de crudo para mayo 2018 se ubicó en 1,39 millones b/d muy distante de 1999 cuando se producían más de 3 millones b/d; escenario que obviamente ha generado una reducción de los ingresos y una contracción de las importaciones que ha profundizado la escasez de materias primas al igual que de bienes de consumo intermedio y final, sin dejar de mencionar la tendencia decreciente de las reservas internacionales que entre otras dificultades mantiene al país desde el 2017 en situación de default selectivo (solo paga la deuda a un grupo de sus acreedores) y por ende imposibilitado de recurrir a nuevos endeudamientos externos. Sigue leyendo Visión de la crisis impulsada por la “invasión socialista”, hasta ahora.

El salario nominal: estrategia de dominación política y destrucción empresarial.

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

Existe un pensamiento popular, según el cual, cuando H. Chávez asumió la presidencia en el año 1999 e inicia su demagógica y populista “economía de izquierda” no tenía definido un modelo económico ni al menos una política macroeconómica, a lo cual agregan que la “revolución” todavía hoy día carece del conocimiento económico necesario para controlar la hiperinflación ya que se rigen por leyes misteriosas.  Tal percepción es, a nuestro parecer, una verdad a medias ya que muy por el contrario están aplicando al “pie de la letra” la enseñanza de Vladimir Lenin: “La mejor manera de destruir un sistema capitalista es corromper la moneda”, que implícitamente equivale a disminuir profundamente el valor del dinero en manos del público mediante una elevada inflación, al tiempo de contraer significativamente el poder adquisitivo de los ciudadanos con la intención soterrada de acabar con las bases de la sociedad. A la luz de esta visión, el denominado “socialismo del siglo XXI” impulsó desde el inicio la “confrontación” entre la remuneración al trabajo (salario) y la remuneración al capital (ganancia empresarial) conociendo a la perfección que cuando el salario compite en términos de ganancia con el capital lo ¡destruye! Sigue leyendo El salario nominal: estrategia de dominación política y destrucción empresarial.

El hambre en Venezuela desafía la paciencia del pueblo

Jesús Alexis González
Jesús Alexis González

En Venezuela, hasta hace muy poco, los ciudadanos se alimentaban adecuadamente (incluidos los menos favorecidos) a diferencia presente cuando una mayoría poblacional está  dependiendo del Estado para recibir una pequeña caja de productos, bajo un escenario donde el hambre y los alimentos se han convertido en armas político-partidistas del chavismo-madurismo en procura de mantener medio alimentados tanto a los necesariamente “sumisos” como a los “enchufados” al proceso, y como “muertos de hambre” al resto de la población (un 80% aproximadamente), convirtiendo el derecho a comer  en una dádiva (cosa que se da como regalo) oficialista coordinada por el  PSUV quien categoriza (ordena o clasifica) a los ciudadanos para darles  acceso a un diabólico sistema de distribución de migajas que como sobras  deja una “clase privilegiada”, y en simultaneidad los “ciudadanos excluidos” (la gran mayoría) no pueden adquirir ni tan siquiera los alimentos para una dieta básica ante los elevados precios “controlados”, viéndose obligados a vender los pocos objetos de valor que poseen para aumentar en lo posible la compra de alimentos en aras de aliviar en algo la hambruna hogareña. Sigue leyendo El hambre en Venezuela desafía la paciencia del pueblo